24 abr. 2009

Crees llegar un momento en que ya quieres dejar de conocer más gente, te conocen cientos y cientos de persona, andas por la calle y siempre encuentras alguien, ya da igual donde vayas... Barcelona, Castellón, Valencia, mi pueblo natal donde todo el mundo sé conoce al igual como mi comarca, La Almunia de Doña Godina, Zaragoza, Peñíscola, Benicàssim, Morella, Tarragona, Reus, Calafell, Sitges, La Pineda, Sant Carles de la Ràpita, Salou, Palafrugell, Lleida, Fraga, Madrid, Londres, París, Vic, Manlleu, Andorra... siempre.

Eras joven, te desvanecías por las tardes de tu propia realidad metiéndote en internet, conociendo gente nueva, para demostrarte a ti mismo, que la escoria que te rodeaba, sólo era esa escoria, que podía había gente que valía y merecía la pena en algún lugar del mundo, y llegaste a conocer miles de personas, con la ayuda del MySpace, Fotolog, Flickr y otras chorradas de páginas web para conocer gente de aquellos tiempos...

Había tardes que te las tirabas enteras allí metido, hablando con la gente por el messenger (no hace ya desde que pasé la adicción al messenger...), comentando perfiles estúpidos para conocer gente nueva, mirando y mirando expectaculares fotografías, conociendo gente falsa, imbecil, y que sé creía tener la mejor vida de este mundo, que te contaban cosas que incluso ni ellos mismos sé creían, porque eran tan ignorantes que aparte de pensar que tú podías llegártelo a creer (¡qué inocentes tú!) ellos mismos sé creían sus propias mentiras para pensar o creerse (no sé porqué, la verdad...) que poseían la mejor vida de toda la gente que les rodeaba. Sí, también es verdad que hay gente de todo y que hay quien no miente, ¿pero quién no te dice que no te está mintiendo? ¿eh?... pasaban horas y horas... y seguías allí, tecleando las teclas del ordenador, perdiendo o aprovechando tu tiempo según el punto de vista en que se quiera mirar...

¿Y ahora? ¿para qué todo el tiempo invertido en internet?

Para anhelar tu vida anterior, ¿verdad?... Anhelo poder ir con tranquilidad por la calle y que nada ni nadie me conozca, anhelo hacer lo que me venga de gusto cuando me viene de gusto sin que nadie se pregunte porqué lo hago, anhelo no tener que depender de nadie, anhelo hacer lo que quiero sin tener que dar explicaciones, anhelo cojer el tren e irme a Valencia a pasar horas y horas "mirando las abutardas" y andando por Alameda mientras atardecía, anhelo desaparecer entre la multitud, anhelo el silencio de la soledad, anhelo ser un pelirrojo desconocido.

En muchas ocasiones he decidido irme para siempre de todos los sitios de internet, para desaparecer de este mundo irreal, ¿pero de verdad eso sirve para algo?, la gente en la que dejé huella, seguirá recordándome, quizá tarden años en olvidarse de mi, pero seguro que si alguna vez nos volvemos a cruzar por la calle se volverán a acordar de mi. Irme para demostrarme a mi mismo que no necesito para nada internet, que puedo vivir perfectamente sin él (y ahora estoy bien seguro de ello). Irme para que nadie vuelva a saber nada sobre mi vida. Irme para intentar conseguir volver a ser aquel niño desconocido que fui hace tiempo. Irme por siempre y para siempre, para poder algún día andar por calles empapadas de nostalgia y olvido.

Todos aquellos momentos para conocer gente no sirvieron para nada, porque ahora lo único que quieres es desaparecer de la vida de todas esas personas y lo más triste de todo es que hay gente que cree que soy guay por el simple hecho de ser conocido, ¡pero si a mi me da igual! ¡me la suda que me conozcan!, me da igual tener 10 amigos en Facebook, como tener 320, si esque me da completamente igual, me la suda conocer gente nueva o no, porque creo que ya he conocido a quien tenía que conocer y a quien no tenía que haber conocido nunca. Sé que para la desgracia de muchos, aunque no lo queráis aceptar, muchos soys como clones, es veros y decir, pues mira, "éste o ésta es el típico que...". Y es así, es así. Así de triste, pero es la verdad, se os ve de lejos si soys falsos o si soys nobles, se os ve de lejos si soys hijos de puta o si soys honestos, se os ve de lejos el "rollo" de fiesta que os va y lo que no os va. Y enseguida se ve, si te vienen del plan de amiguitos para intentar sonsacarte algo que luego pueda perjudicarte o no. ¡Cuánta escasez de personalidad! ¡Cuánta falsedad en la calle! ¡Cuánta falsedad en los niños!

Ya no quiero conocer más gente nueva. Y los que me falten por conocer ya me los traerá la vida misma. Eso sí, la gente de verdad la voy a guardar como tesoros de mi cofre que se encuentra en la parte más valiosa de mi corazón (Fotógrafos, actores, directores, escritores, estudiantes, ingenieros, médicos, enfermeros, fisioterapeutas, trabajadores cualquiera, vendedores, gente que se pasa las horas en el bar, gente que no va a aspirar a nada en esta vida... pero que supieron ayudarme en su momento, con los que compartí alegrías y penas, con los que supieron valorarme como persona y con los que supieron quererme, a todos ellos, nadie ni nada me los va a quitar, ni que viva aquí o ni que viva en Nueva York.

1 comentario:

Jordi dijo...

Ferranet, ferranet!

Me mola el teu bloc, tu em caus bé i tal!

Pots conéixer molta gent, però només uns pocs poden ser els teus amics de debò. Els altres estan bé per a passar estones divertides, però sense emocionar-se massa perquè després et foten la puntada de peu.

Una abraçada i cuida't molt!

P.D: Jo també desapareixeré d'ací a pocs mesos, i trobaré molt a faltar Davinia i tres o quatre persones més. Però és llei de vida.

Publicar un comentario