21 dic. 2008

Condenada al recuerdo


[...]

Él, pensaba que la quería, pero lo que él no sabía es que aún seguía jugando con ella, que aún la seguía utilizando como un juguete, por lo que fue allí para encontrarse con ella. Le dijo que lo sentía, que no sabía cuán encantadora era para él, que le costó mucho encontrarla, que la necesitaba, que se encontraba alejado de ella. Que le costaba imaginar que es lo que ella pensaba y hacerse las preguntas que ella se debía estar haciendo, pero que lo intentaba...

Fueron de vuelta a casa, haciendo cola debido al atasco de coches que había en la Grand Avenue, y corriendo en círculos. Él llegó a pensar que aquello era un retorno, que volverían a ser lo mismo que llegaron a ser juntos unos años atrás, ella, también estaba muy ilusionada, tan ilusionada que en ese momento no cabía en sí de felicidad, tan emocionada que no quería que nada destrozase ese momento...

Parecía dificil creerlo, pero nadie dijo que fuera fácil...

Llegaron a casa. Entraron. Se fueron directos al dormitorio. Medio bajaron la persiana. Pasaron la cortina. Cerraron la puerta. Echaron el pestillo. Se quitaron la ropa. Se tumbaron en la cama.

"No hables tan fuerte, deja que el tiempo pase lentamente, estamos juntos ahora... siente el silencio con compañía..."

Suspiró. Y rozó su piel y empezaron a suceder cosas que ella siempre había deseado desde hacía tiempo... "Manos que se deslizan, ingrávidas, dibujando historias. Se muerde los labios, siente. El reloj parpadea en la oscuridad, a través de la persiana se filtra la luz. Y baila sobre su cuerpo desnudo... Jadeos, piernas que se enredan, manos que se buscan en un apretón crispado, labios mojados. Besos en el cuello, en los pechos, muerde ese pezón altivo que corta el aire con su presencia. La llena de saliva, le pinta el cuerpo, se inmola con ella en una espiral de calores que manchan de vaho el espejo. Se miran, ambos, enredados -curiosos curiosean lo caótico de su reflejo - y se ríen de todo, de si mismos y de nada, de esa historia de placer que escriben entre las sábanas -raso, seda, escarcha-. Fiebre, y ella grita su nombre. Se contrae, se estira, rueda por la cama. Él la atrapa, juega con ella, la muerde en el muslo. Grita. Y ya no puede más. Se aferra a su cuerpo, a su espalda mojada. Se arquea y gime, la penetra y empuja. Más, más, más, y que no pare nunca, que el sol se perfile en los recovecos de sus cuerpos y haga brillar las gotas de sudor que se condensan. Y, de repente, llega. Brillo de miradas que se enturbian, lenguas enredadas, pieles que, al contacto, estallan. Son de otro mundo, de otra galaxia, y en ese instante crucial, ambos se derraman. Y ella, un segundo después, llora".





Ella lloraba de impotencia, impotencia porque ella ya sabía lo que iba a suceder. Lloraba porque ella de verdad lo amaba.

11 oct. 2008

Nunca voy a ser ese humano vulnerable...


[...]

Cambias de aires, cambias de lugares, cambias de amigos, cambias de conocidos, cambias de cama, cambias de silla, cambias de clase, cambias de compañeros, cambias de habitación, cambias de ámbitos, cambias de comida, cambias de estilo, cambias de ropa, cambias de corte de pelo, cambias de estado de ánimo, cambias de profesores, cambias de mochila, cambias de luz, cambias de sábanas, cambias de sueños y sobretodo, por mucho que cambias, conservas todo aquello del pasado que aún deseas tener a tu lado, conservas a tu familia, conservas a tus amigos, conservas a parte de los conocidos, conservas los recuerdos, conservas los momentos y conservas todo aquello que pronto o tarde o sin realmente darte cuenta, terminas viendo que aquello que sucedió te marcó, y que por simplemente ese motivo, lo sigues recordando y manteniendo vivo en tu mente...

Llegas a creer y todo que aunque te vayas, nunca llegarás a adaptarte, nunca llegarás a ser feliz con lo nuevo, porque lo anterior ya era lo suficiente para ti, llegas a creer que aunque tu querías hacer este cambio para mejorar parece que no haya servido para nada, pero no, lo único que haces es engañarte a ti mismo y cerrarte en cosas que impiden ver la luz que hay al otro lado, porque sí, si que estás mejorando, mejorando tanto como persona como en conocimientos y ser, si que estás mucho mejor que antes, si que estás rodeado de gente mejor, si que estás conviviendo con gente maravillosa, y sí, te das cuenta de que esto es lo que buscabas, conocer gente nueva día a día, aprender cosas nuevas de todos y cada uno de ellos, apreciar sus puntos de vista, como pueden llegar a ser unos tan radicales y otros tan cerrados de mente, o unos tan liberales y multiculturales y otros tan racistas y fascistas...

y parece mentira, pero para disfrutar la vida solo te hace falta conocerte a ti mismo y saber encontrar la propia felicidad y aplicarla a la realidad, es como la reminiscencia, despertar el conocimiento dormido de nuestra mente, todo es cuestión de saber adaptarse al momento y lugar como una gota de agua y comportarte fuerte como una piedra, para que nadie vea tu fragilidad, para que nadie encuentre tu punto débil para hacerte caer, todo consiste en mostrar indiferencia ante los actos que más te duelen, para que nadie sepa hacerte daño...

seguiré haciendo cosas nuevas y aprendiendo día a día para ser mejor, porque esta vida solo es una provisionalidad permanente en todos los ámbitos...






.solo somos instantes de este mundo.

9 oct. 2008

¿Es esto lo que te hace feliz?


[...]

Era un día triste, a fuera llovía, y Gorka, el profesor de la clase de parbulitos de 5 años, decidió hacer la típica pregunta a sus alumnos de que querrían ser cuando fuesen mayores...


Primero, preguntó a Juan, y le respondió que a él le gustaría ser astrónomo. Luego, le tocó a Laura, una alumna muy "repipi", que le contestó educadamente que sería veterinaria. Pilar, le dijo que sería arquitecto. Antonio le respondió que sería mecánico. Yan le contestó que volvería a China para estar con su gente y trabajar allí como informático en una empresa multinacional...


Le tocaba el turno a Ibrahim...


... entonces, Gorka le preguntó: " Y tu Ibrahim, ¿Tú que quieres ser de mayor?".Tras un silencio de escasos segundos y sin pensárselo dos veces, Ibrahim le respondió: " Yo de mayor voy a ser feliz"

[...]

Todos sus compañeros empezaron a reírse de él, pero mientras el profesor permaneció callado entre todas aquellas risas sin inmutarse. Al momento, sonó la campana para salir al patio y Gorka hizo quedarse a Ibrahim un momento en clase.Gorka, no sabía como empezar, pero le contestó: " ¿Sabes qué Ibrahim?, por un momento me has hecho recapacitar, pararme y reflexionar, tus palabras me han hecho plantearme si de verdad es esto lo que quiero con mi vida, si de verdad soy feliz con lo que tengo ahora, si estoy agusto con mi trabajo y conmigo mismo... ¿y sabes qué? Sí, estoy agusto con mi vida, esto fue siempre lo que quise con ella y espero que tu consigas ser feliz en un futuro con tu vida, sé que es difícil por lo que estás pasando, se que es difícil lo que estás viviendo... pero tu vas a poder... lo veo en tu cara, lo veo en tus ojos... eres fantástico...


Nunca te rindas Ibrahim :)


...Ibrahim salió de clase contento por aquellas palabras que le había dicho el profesor, en cambio, Gorka se quedó pensando si de verdad le había dicho a Ibrahim todo lo que le tenía que haber dicho o si se había quedado corto.


[...]