30 nov. 2011

Cuando entre las cosas y nosotros, entre el tiempo y nosotros, entre los deseos y los sueños y nosotros no hay ya ningún tipo de relación. La realidad no tiene más sentido que esos barcos en el embarcadero en Invierno.

y tras la muerte no hay palomas que se elevan al cielo, sino piedras que se hunden rápidamente en el mar.