24 mar. 2011

Ahora es el momento de hacer lo que más quieras. No esperes al lunes, ni esperes a mañana. Que no aumente ante tí la caravana de sueños pisoteados. Ya no esperes, no reprimas por miedo o cobardía, no postergues la vida con más muerte y no esperes nada de la suerte, que no hay más que tu tesón y tu energía. Dale forma a tu sueño como el viento que vive y se transforma. Y para que todo resulte a tu manera, redacta para ti mismo tu norma y convierte tu otoño en primavera.

12 mar. 2011

Llovía. Como siempre cuando nos veíamos. Y compartimos, muchas cosas y momentos. Tal vez no era así la forma más diplomática de terminar, pero ambos supusimos que aquello era el fin. O quien sabe, tal vez aquello era una nueva forma de empezar, tal vez aquello fuera el inicio de una nueva relación irrompible.
Pero lo que sí que estaba claro es que nunca volvería a haber un 12 de marzo como aquel. Gracias.