13 jun. 2009

Carta De Sinceridad


Hola!
Mira F., tal vez tengas razón en eso de que todos somos iguales, solo que hay cosas que a veces nos diferencian del resto de la gente, esas cosas hacen que uno sea especial sin creerse especial, que eso es lo importante.

Seguramente, como tú dices, somos todos buenos de naturaleza y la sociedad es la que corrompe a las personas entre otras cosas. Sólo que los que sabemos hacia dónde vamos tal vez sea común que encontremos personas que van hacia el mismo camino, y eso es lo interesante, del simple hecho de tener esta conversación contigo.
Yo no estoy aquí para venderte nada, sos lo bastante inteligente para saber lo que comprar y lo que no.
Todo lo que te diga ya lo sabes, lo sabes desde que eras pequeño y en tu caso todo lo demás no se hizo más importante, como para el resto de la gente. Y si estoy aquí, es para hacerte recordar lo que es importante, pero no es tu caso. Tenés una visión bastante amplia de las cosas y creo que vas un paso más adelante que la mayoria de las personas. Y no es alagar sino que es una simple visión mía hacia ti.
La energía se percibe y llega a nuestro interior. Nos podemos equivocar, podemos perder, pero es la única manera de prender la antorcha de la vida. Un sólo instante de esa llama es más gratificante que toda una vida prestada.
Cuando alguien se merece algo hay que admitirlo y todo lo que he dicho hacia ti, es sólo por que te lo mereces.

Acéptalo por ese lado.

NO te entretengo más, espero no haberte aburrido!

Saludos,

A. P. Martin.