10 nov. 2010

- ¿Te he hablado de la tensión de los opuestos? - me preguntó.
- ¿La tensión de los opuestos?
- La vida es una serie de tirones hacia atrás y hacia delante. Quieres hacer una cosa pero estás obligado a hacer otra diferente. Algo te hace daño, pero tú sabes que no debería hacértelo. Das por supuestas ciertas cosas, aunque sabes que no deberías dar nada por supuesto.
- Algo parecido a un combate de lucha libre - le digo.
- Un combate de lucha libre. Sí: la vida podría describirse así.
- ¿Qué bando gana, entonces? - le pregunté.
- ¿Que qué bando gana? - Me sonrió, con sus ojos llenos de arrugas y chispeantes.
- El amor. El amor gana siempre.