6 sept. 2010

- cinco de septiembre

Cuando encuentres a alguien a quién escucharías horas y horas, (ya sean sus problemas, sus recuerdos, sus fantasías, sus visiones acerca del mundo y la vida y lo que importa y lo que no) sin que parara de hablar, y sin embargo sabes que si lo necesitaras podrías interrumpirle porque él/ella haría lo mismo por tí, si disfrutas de sus silencios y esa persona de los tuyos, no seas idiota y no le dejes escapar.