22 oct. 2011

«En el fondo de cada persona hay un lugar estable, seguro y tranquilo. A lo largo de la vida casi todos nos olvidamos de este lugar, donde habita la felicidad. Las cárceles existen, pero están fuera del lugar o jardín secreto de cada persona. Podemos ser prisioneros de opiniones, miedos y frustraciones. Pero cuando abrimos la puerta del jardín, todo queda fuera»

No hay comentarios:

Publicar un comentario