9 jul. 2011

Para cuando quieras darte cuenta, me habrán ocurrido mil cosas y tú no habrás estado presente en ninguna de ellas, ya no dibujarás sonrisas en mi cara porque otras personas las habrán dibujado por ti y igual entonces ya no te quiera, y eso es una autentica pena ya que yo siempre había dicho que tú nunca me ibas a hacer daño. Y odio equivocarme, lo sabes.

1 comentario:

karu dijo...

duro pero bonito.

me gusta mucho!

Publicar un comentario