12 feb. 2010

Al fin, por fin.


Ni hubo despedida, ni tampoco abrá reencuentro.
Como algo que pasó como en un sueño.


Todo afecto termina con una separación, tanto, que por naturaleza, todo tiende a acabarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario