15 nov. 2009


Te doy la bienvenida a un nuevo mundo. Es un mundo en el que tú estás a tu cargo, el lugar en el que te encargas de ti. Aquí no estás pendiente del otro para dar un paso, para decidir o para opinar sobre cualquier cosa, aquí valoras tú con tu criterio pidiendo o no ayuda a los demás pero habiendo decidio cómo empezar a pensar. Cuando te respondas quién eres, adónde vas y con quién, sabrás dónde está la puerta de este mundo y entrarás alegremente, pero sólo cuando lo hayas hecho en ese orden: primero tú, después dónde y más adelante con quién.
Cuánto más sepas de ti, más valorarás tu persona y menos dependerás de quien te rodea. Pensarás que eres el centro de las cosas que te pasan y no dejarás que, éstas o quien las causa, te manipulen. No dejarás que nadie te invada y cuidarás tus espacios, los que son sólo tuyos.
En este mundo: la vía más fácil de apreciar a los demás es apreciándote tú mismo primero, te darán el permiso de estar y de ser quien eres en lugar de esperar a que otro determine dónde has de estar, tendrás derecho a sentir lo que sientes en lugar de sentir lo que otro sentiría en tu lugar, conseguirás poder pensar lo que piensas con derecho a decirlo o callártelo dependiendo de lo que mejor te convenga, correrás los riesgos que decidas correr con la condición de pagar los precios de esos riesgos y buscarás lo que creas que necesitas del mundo en lugar de esperar que cualquier persona venga a darte el permiso de obtenerlo. No dependerás de nada ni de nadie de la misma manera que no harás depender a alguien de ti. Hola al mundo de la autodependencia. Hola a cualquiera que intente ser feliz de esta manera :)




Sólo quiero verte amanecer y que me cantes esas canciones que tanto me gustan mientras espero en el andén.

8 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Ferran...

Me alegro de leerte de nuevo y celebro que estés pasando por unos días "especiales". Suscribo tus letras, el no dejarnos llevar por lo que digan o lo que hacen, el ser independientes, el vivir la vida a nuestra manera, sin invadir la del prójimo. En conclusión, el derecho a ser feliz.

Un abrazo

Mirna dijo...

Qué caray, a mí Marte no me lo regaló nadie, me tuve que ir yo solita ;)
Es curioso, porque yo hace poco me "quejaba" de lo dependiente que me estaba convirtiendo pero creo que se me ha pasado (esto a mis amigos mejor no se lo digo, ¿no?)
Un besito de Marte
Mirna

Georges dijo...

molas!(L)

Jordi Velert Irles dijo...

clar que seguixes sent amic íntim, cap de suro!

ui, estes frases són les que em fan pensar que tens alguna cosa amb algú!

joseanbejarano.blogspot.com dijo...

Gracias por la bienvenida a tu mundo.
Por fin encuentro un espacio donde ese escribe.
He leido lo de Istanbul, donde pienso viajar. Mientras eso ocurre, me apetece imaginarlo y escribir mis cosillas sobre mis verdades inventadas.
Te anotaré para seguirte, no lo dudes.
Un saludo, amigo

Albademadrugada dijo...

en los andenes siempre pasan cosas bonitas ;)

beso :)

SAN SALVADOR FUZZ. SALVADOR DE TODOS LOS SANTOS. dijo...

hola ferran!
gracias por tu comentario, me guasto esta nueva entrada tuya!
es muy cierto lo que dices, lo haces muy bien!
saludos y hablame x el msn la prox vez si?

Georges dijo...

Soy milkiscalcium!
me cambié de blog!
hahahahaha, vale, pues, ya quedaremos!

sí, soy de tgn :)

Publicar un comentario